Graduarte en el exterior en menos de 4 años (Demo)

Estudiar en el exterior será una de las experiencias más memorables que puedas tener como joven adulto. Aunque la experiencia en promedio está pautada para durar 4 años, no necesariamente tienes que tomar el camino más transitado. Si te planificas y te propones ciertas metas, es posible lograr completar este importante período de tu vida en solo 3 años.

Si decides, por cualquier razón, tratar de graduarte en menos de cuatro años, he aquí algunas acciones que puedes ejecutar para ayudarte a conquistar esta meta:

 

1. Planifica desde el principio:

Desde que estés decidido a graduarte en 3 años, es importante que agendes una cita con tu mentor universitario para que planifiques las clases necesitarás tomar, la carga académica que necesitarás llevar, y los semestres en que podrás tomar tales clases. Esto es crucial para poder terminar la universidad en el tiempo que deseas.

 

2. Consigue créditos universitarios mientras te encuentras en el bachillerato:

Una de las formas más efectivas de ganar tiempo durante el bachillerato para acortar tu experiencia universitaria es tomando las clases y los exámenes de Advanced Placement (AP). Estas te ayudarán a conseguir créditos universitarios que podrás transferir cuando entres a tu universidad de preferencia.  Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que no todas las universidades te dejarán transferir tales créditos, así que averigua con tiempo.

 

3. Toma más clases que lo recomendado:

Por ejemplo, si durante tu primer semestre tu mentor universitario te recomienda que tomes 15 créditos o cuatro clases, exprésale tu intención y pídele que te ayude a elegir 18 o 21 créditos y regístrate en cinco o seis clases (dependiendo de tu capacidad). Pronto verás cómo te adelantas y logras recortar uno o dos semestres dependiendo de la carga que te impongas.

 

 

Algunas de las muchas ventajas que tiene el graduarse en 3 años son:

• Ahorrar dinero, ya que gastarás menos en todos los costos asociados a la experiencia universitaria.

• Entrar al mundo laboral antes que los demás, lo que te permitirá tener cierta ventaja en tus años laborales iniciales.

• Tener tiempo para ti: quizás para viajar, escribir un libro, o para decidir qué quieres hacer con el resto de tu vida.